Del 8al 31 de Mayo de 2002
Sala Siglo XXI. Museo de Huelva

Organiza: Diputación de Huelva
Colabora: Delegación de Cultura. Junta de Andalucía




Miguelángel me habla de su obra, está contento con el resultado de esta. Ahora está trabajando en el proyecto Dormidos, Ahogados y Santos que la Diputación de Huelva le ha Becado, pero tiene mas cosas entre manos.
Hablamos siempre que estamos trabajando de nuestra obra, y de lo que queremos hacer. Él sigue pintando está produciendo a un gran ritmo, pero le preocupa tenerlo todo demasiado controlado, porque "eso ya no es tan divertido". Le estoy observando desde el estudio de arriba. Ha estirado la tela de lienzo en el cesped y está viendo el resultado de las electrografías, pasa mucho tiempo delante de su obra.
Hoy hay una luz preciosa, antes estabamos comentando que hoy (día 13-12-2001)es un día con una luz especial, porque no hay sombras, está nublado y apenas hay contrastes, sólo una leve luz que se proyecta desde arriba, al fondo Isla Cristina no se ve, pero está.
En su cabeza siempre hay cabida para nuevos proyectos siempre tiene algo en mente, un cuadro, una fotografía, una instalación, un proyecto, siempre algo que tarde o temprano verá la luz, y será una buena luz.
Miguelángel es artista y pintor ante todo y sobre todo, evoluciona junto con su obra y a la vez que esta. Su habilidad manual y gestual es evidente en todas sus obras, aunque ahora la deje un poco de lado para demostrar su capacidad sobre todo creativa, para conocerle basta con acercarse a su obra, porque dentro de esta, está todo lo que miguelángel es, piensa y vive.
Paseamos mucho por la playa, estamos esperando el momento en que aparezca la ballena y nos mire, mientras tanto, seguimos hablando de nuestra obra, Miguelángel ha cambiado de color, su pintura es más lúdica, se divierte utilizando los azules que siempre ha visto
a su alrededor, los azules que se abren ahora en su obra, han hecho también que cambien sus cuadros, que sean más libres por ellos mismos, y de "las cajas de pescado" ha pasado a la inmensa libertad de un mar azul que no tiene fin ni horizontes, que abre la mente a todo el que quiere contemplarlo sin prejuicios, solo por amor al arte, este mar esta deseoso de que Miguelángel llegue y deje sobre él todo su arte, porque ya no será el mismo mar de siempre, será el mar de Miguelángel Concepción.